martes, 19 de abril de 2011

Geocaching, cuando la geolocalización es un juego


Hace unos días les proponíamos unas alternativas de ocio empleando el GPS gracias a los mapping parties. Pues bien, hoy tenemos un plan, si cabe, mucho más divertido y que sabe a reto. Se trata del geocaching, una práctica que se está imponiendo entre los amantes de la geolocalización y que consiste básicamente en encontrar ‘tesoros’ ocultos en una zona determinada. El juego arranca cuando alguien, empleando un GPS, esconde uno de los tesoros (también se acuña una moneda propia, que recibe el nombre de ‘geocoin’ y se emplea para esconderse) y publica su posición en una red, pero no siempre de forma directa, sino que en ocasiones, hay que descifrar auténticos jeroglíficos para dar con ellas. Una vez contamos con dichas coordenadas, lo que queda es comenzar la exploración, lo que supone una ocasión excelente para descubrir nuevos lugares o estar en contacto con la naturaleza.

Las normas del juego indican que la persona que finalmente encuentra el premio, debe dejar otro en la misma posición en la que encontró el suyo, y así mantener la llama del juego viva. El juego supone, como decimos, todo un reto y hay apasionadas competiciones por ver quién acumula en su haber más premios. La fiebre del geocaching ha favorecido también la figura del coleccionista de geocoins, que se dedica a buscarlos por toda la geografía.

[Más información en AirelibreyTecnologia y Geocaching]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada